EE.UU. acusa al Kremlin de actuar a la desesperada

La Casa Blanca considera que el reciente acercamiento de Vladímir Putin a Corea del Norte, una dictadura aislada y sancionada por el grueso de la comunidad internacional, demuestra la «desesperación de Rusia» durante la deriva de su invasión de Ucrania. Fue la embajadora de Estados Unidos ante la Organización de Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield, quien declaró este miércoles que el acercamiento de Moscú con Corea del Norte es una clara muestra de desesperación por parte del Kremlin.

Según el Departamento de Estado norteamericano, un posible traslado de armas de Corea del Norte a Rusia para la guerra violaría múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. Según Matthew Miller, portavoz de la diplomacia norteamericana, «sería una muestra del estado desesperado en el que se encuentra el Gobierno ruso, después de un año y medio de una guerra que ha llevado a cabo sin éxito contra Ucrania». Miller añadió que EE.UU. «no dudará en tomar medidas para hacer pagar a los implicados si es necesario».

El jefe de la diplomacia norteamericana, Antony Blinken, dijo que «Rusia está cada vez más desesperada: desesperada debido a la eficacia de los ucranianos al repelerlos; desesperada porque las sanciones y controles de exportación que muchos países han impuesto sobre Rusia le están negando la tecnología que necesita para reemplazar e incluso modernizar su ejército y su armamento, así que busca ayuda donde puede».

Programa de satélites

El presidente ruso Vladímir Putin y el dictador norcoreano Kim Jong-un se reunieron en el centro espacial Vostochny Cosmodrome de Rusia, tras un largo viaje del último en tren. Putin expresó su disposición a ayudar a Corea del Norte a desarrollar su programa espacial y de satélites, mientras ofrecía a Kim Jong-un un recorrido por el extenso sitio de lanzamiento espacial Vostochny antes de sus conversaciones previstas sobre armamento.

Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, señaló en una rueda de prensa el martes que, si Pyongyang proporciona armas a Moscú para usar en la guerra contra Ucrania, «no será bien visto por la comunidad internacional y Corea del Norte enfrentará consecuencias por ello». En una entrevista radiofónica, Blinken dijo que EE.UU. se plantea sanciones si al final de esa cumbre surge un acuerdo para la transferencia de armamento que pueda ser usado en la guerra de Ucrania.

El presidente ruso Vladímir Putin y el dictador norcoreano Kim Jong-un se reunieron en el centro espacial Vostochny Cosmodrome de Rusia

Ambos países, Rusia y Corea del Norte, se hallan entre los más sancionados. Putin invadió Ucrania en 2022 y desde entonces su país ha quedado aislado del grueso de los mercados financieros. Corea del Norte ha enfrentado numerosas sanciones a lo largo de los años, principalmente debido a su programa nuclear y de misiles.

Recientemente, Biden ha iniciado un acercamiento paulatino a países tradicionalmente aliados de Moscú. La Casa Blanca ha notificado al Capitolio de un acuerdo inminente con Irán que permitirá el canje de prisioneros y además el acceso del régimen islámico a 6.000 millones de dólares en fondos derivados de transacciones petrolíferas. Biden prepara un acuerdo similar con Venezuela que facilite un levantamiento parcial de sanciones si Maduro acepta convocar elecciones.