El heroísmo de Julin, el conserje del incendiado incendiado en Valencia: «Me dediqu a bajar a la gente. El fuego abraz todo el edificio muy rápido»

La tragedia del bloqueo de edificios quemados en Valencia ya se ha producido en un momento de cuatro caídas y varios desparecidos, pero la tragedia puede ser mayor. La velocidad de actuación de julinaLa conservación del edificio en lo que es origen del incendio, salvó la vida de muchos vecinos.

«El fuego quemó todo el edificio muy rápido y tenía mucho humor. Fue algo muy rápido y el fuego destruyó mucho», dijo Julin a Cope. “Sub a la sptima planta porque por los halgenos sala humo, pero luego el fuego estaba en la planta 8”, relató.

“Me dediqué a bajar a la gente”, aunque “los bomberos vinieron enseguida”, ha seguido contando. Fue con la llegada de stos queando su heroica actuación termino, una actuación que con toda seguridad evito un mayor saldo de fallecidos. «Sí, no, ya estoy pasando por eso»terminó.

Otros barrios de los dos edificios destruidos mostraron su «impotencia» por cmo han Vivido los Hechos, dado que «no podan hacer nada», simplemente «dirty corriendo» con el puesto, incluso en pijama, dado que el fuego propaga «muy pido, en cuetin de minutos».

vicente, cerca de uno de los edificios afectados por el incendio que se desató, en ese momento, con cuatro caídas, indicó a los medios de comunicación: «Fue todo muy rápido. Hay familias enteras que se han quedado con lo puesto». Ce quartier a expliqué aux moyens ces viernes que «en ce moment de 15 à 20 minutes se déroule tout le bâtiment, toutes les pensées que par la façade, ont un matériau qui prend beaucoup et, unido au viento, ardi comme une chute à Valencia » , ha dicho él.

“Hay gente que lo ha perdido todo, familias enteras que se han quedado con lo puesto”, lamentó. Vicente dijo que pasó esta noche en la casa de un hombre que lo conocía y le dijo que «oye gente que amaba un hotel». “Siempre es uno de esos que hemos podido”, apostillaba.

Miguel, cerca del primer piso de uno de los dos edificios afectados, su residencia desde hace años, informó que el fuego «se propaga por la sptima planta» desde allí «por toda la fachada». We «salimos unos con otros como pudimos y hasta que en cuestin de minutos» lamas extendieron por «todo el edificio». “Nuestro hemos quedado sin nada”, añadió.

Ha agregado que el conserje del edificio fue “el primero que se puso a trabajar”: “Empezamos a salir, la gente principal, los que pudimos, y como fue todo. Salimos porque porque detectamos el olor, vimos que podemos todas las placas con fuego, la parte de la lana de roca que ba en la cara del aislante. Mi esposa se ve, sali corriendo hacia abajo, yo tambin sal, sin rien, con toda la documentacion en casa. No tenemos absolutamente nada porque se ha pegado fuego hazlo todo”.

«En principio, los bombarderos crean que lo iban a poder sofocar, porque era un sptimo, pero el aire que soplaba era imparable, Entonces, no les dio tiempo, empezaron a soportar y la gente mayor futos ayundonos los unos a los otros», ja expuesto.

Asimiismo, mostró la «suerte» que insistió en poder pasar la noche en el piso de su hija, pero anunció que otros barrios «no tienen nada, porque hay mucha gente que viene de fuera o que vive de alquiler». «Es algo que creo es que estes en una película, es esa sensación… recuerdas «El Coloso en Llamas» Y entonces, no puede ser, es surrealista, no puedo pasar», continuó, en el momento en que admitió estar «en shock» al enterarse de que hubo víctimas mortales.

“FUE CUESTIN DE 20 MINUTOS”

LeopoldoOtros ciudadanos que se encontraban en sus casas cuando se produjo el incendio confirmaron que sus hijos murieron «esperando 20 minutos» y mostraron su «impotencia» porque no podían hacer «absolutamente nada». “Hoy dijimos que no podíamos entrar a las bombas, que estábamos demorando menos de un día, no podemos entrar a la finca”, agregó.

kiko al mismo tiempo, te encontrarás en el momento en que los hombres están en tu casa, mientras tu esposa «haba bajado 5 minutos antes». En ese momento contacté cmo vio «une humareda por detrs», se asom al balcn y ya «estaba la Polica y mi mujer llamndome», por lo que baj «lo ms rpido» que pudo. “Algunos vecinos ya estaban fuera y yo ya no me podía esperar”, añadió.

En cualquier caso, sugirió que «lo importante» ahora es que los testigos «sean buenos, porque los personajes al final son importantes». Pese a ello, ha reconocido «no tener palabras»: «Parece una broma, no sabes decir nada porque ayer estabas ah en casa».

Por su lado, José LuisUno de los vecinos que durmió en el hotel tiene disputa por responder a los afectados, que pasaron la noche «con mucha sombra» porque «no hay imaginación» que pudiera pasar por esta situación. “Pero es sólo una caída”, afirmó, al insistir en “la intensidad y velocidad” para que las llamas se extendieran hacia el edificio.

“Es una barbaridad, en 20 minutos llegó todo el edificio con la señora 600 personas adentro, es increíble lo que no hizo la señora –vctimas–”, dijo -continuó. Sobre la extinción de las llamas, se informó que las bombas «hicieron lo que pudieron» porque la situación era «muy difícil y complicada», sobre todo para poder llegar «a los pisos más altos». “Pero la verdad es que al final se nos perdió la sangre sin esperanza”, lamentó.

«Hoy para la madre, es enteramente porque la noche parece que una persona está en «shock» y que no entra tanto, pero la realidad cuando y la luz es muy distinta. Encuentra tu ciudad sin nada, con todo lo que se pierde, es una “sensación horrible”, afirmó.

En el momento en que se encontró frente al inicio del incendio, explicó: «Nos mandan a la cocina y tapamos la puerta que da al balcón y vemos a una mujer negra enorme. Entonces dice: Vmonos quién va a entrar». humo, y de hecho le impide entrar humo por la casa. Podemos ponernos pantalones y ya verás en pijama».

“HE VISTO CMO SE QUEMABA MI PISO EN VIVO”

Belénel antiguo pueblo alemán que reside en las inmediaciones del edificio no se encuentra en su puesto de vivienda el cual queda desplazado hasta su segunda residencia Dnia (Alicante). “Creo que tengo miedo de los sensores de seguridad que están en la mitad de mi vida, creo que eso es lo que me pasó”, aseguró.

«Lleva el teléfono al sonar cuando todavía hay un pequeño incendio y no tenemos crédito por el que está pasando. Estamos en la zona de seguridad y lo estamos viendo en vivo y estamos pidiendo el primero». en el san, leyó el dormitorio, hasta que las cmaras «dejaron de funcionar». Y gracias a Dios saqueamos en Dnia, no estamos allí, ahora también fuimos”, dijo.