Marco Bellocchio: “Un papá tolerante como el actual es un contrasentido”

Actualizado

Siguiendo la serie sobre seguridad y asistencia de Aldo Moro, el director estrenó ‘El rapto’, un fresco histórico ambientado en el siglo XIX sobre la intransigencia de la Iglesia católica

Tráiler de El rapto, de Marco Bellocchio

Se dirá a sí mismo que quiere tomar el control y que tiene una filmografía que debe cumplir. Marco Bellocchio, el director lo hizo hace 60 años Las manos en los bolsillosestrena esta misma semana el rapto y hay otro punto de diferencia entre lo que debuta en una serie para televisión, Noche al aire libre (Cine). Se trataba de un desolador fresco de 300 minutos de duración que estuvo en el país del éxito en Italia entre el 16 de marzo y el 9 de mayo de 1978. Fue entonces cuando el presidente de la Democracia Cristiana, Aldo Moro, fue rescatado por el grupo terrorista Brigadas Rojas. En la Va Fani de Roma, y ​​tras haber asesinado a sus cinco escoltas, fueron capturados y posteriormente asesinados. Tu cadáver será abandonado en una imagen que te hará ver el mundo a bordo de un Renault 4 rojo en el centro de Roma. Está muerto que yo sea el mayor experimentador político, llammoslo porque, podría vivir Europa dividida en dos bloques.

Falta un poco para plantar alternativas de futuro. Lo que está claro es que cada vez se presenta la siguiente condición. Sí, puedo afirmar que ninguna tragedia puede anticipar la crisis de los partidos políticos que operan después de la Segunda Guerra Mundial en Italia, también Es el principio de la descripción del que vive el propio concepto de política. tenemos que decir, tenemos que confirmar que lo hemos recibido de nuestro trabajo al mismo tiempo. Pero hablemos del ahora, correcto.

Ahora ves la ocupación del mismo crimen, un secuestro, incluso con la victoria, la poca, las consecuencias, el deseo y el rumbo completamente distintos. Ah, no tanto. La verdadera historia de los medios del siglo XIX se refiere a la Iglesia católica que decidió aislarse (es legal) y separar a su familia de un joven judoco porque un creador decidió construirse en la escuela. Segn el dogma, una vez cumplido el sacramento, ya no hay vuelta atrás. el rapto, Para nuestras situaciones, se trata en principio de terminar un monumento levantado en mmol. La fotografía tenebrista, la historia oscura y el rigor del narrador, tremebundo, dejan pocas opciones para la duda. A sus 84 años, el maestro Marco Bellocchio demuestra que siempre es un buen momento para empezar. Luego llegué, la carrera y pasó lo mismo. Se hacen proyectos cuando hay dinero, cuando hay dinero, comentarios para explicar tanta actividad.

Podemos afirmar que la secuela -como crimen, como acto y como metfora- siempre ha sido la obsesión del director. No hay que olvidar eso. Buenos días, noche, de 2003, insistió en el caso Moro. Su espalda presenta acontecimientos completamente distintos. En un lugar está un gran político con una intención política y, en el otro, un caso muy especial que te hace sufrir por parte de un hombre inocente. Sin embargo, lo cierto es que en otros casos existe un mecanismo religioso. La Iglesia Católica y el terrorismo de las Brigadas Rojas comparten el mismo fanatismo de principios absolutos. Actuó hasta ser asesinado en un caso y en otro número de una idea irrefutable, de un dios. La certeza de la fe y el dogma de que si un hombre se construye con la fuerza cristiana es la certeza de la revolución en el arte de un mundo perfecto y mejor. No es necesario proteger a una persona, sino proteger una idea. El mecanismo es el mismo, razona.

La película, presentada en la edición pasada del Festival de Cannes, reconstruye con una fidelidad abrumadora una Roma ya inexistente. Y aquí nace el exacto y trágico viaje de una batalla irracional entre el mundo que nada tiene que ver con la separación de su madre y el mundo que sólo quiere sobrevivir. El primero es el judo y el segundo no es aquel que acepta el poder de la Iglesia. De hecho, creo que puedo considerar un apasionado contra el catolicismo, El problema no es exclusivo del credo cristiano. Toda religión, ya sea romana, musulmana u ortodoxa, tiene una dimensión absoluta y espiritual. La religión, sea la que sea, es por definición intolerante, piénsalo, tómate un segundo y di: S, seguro que el nuevo papá parece tolerante y caritativo. Y no digo que yo, en la zona privada, no pueda hacerlo. Para muchas cosas que van dirigidas a los inmigrantes, a los diferentes, a los homosexuales o a los divorciados, en un instante lo que importa, lo inamovible, es el dogma. Y el dogma del siglo XIX que permite el secuestro es el mismo hoy. Un papá tolerante como el actual es un contratido; el papá debe ser ante los principios absolutos e intolerantes de la Iglesia, concluye.

¿Y cómo es el dogma la situación de tu paso hoy?
Es imposible pensar en la palabra catstrofe: hay signos reales de catstrofe en política. Sin embargo, por favor sean optimistas. Veo muchos jóvenes que no pueden darse por vencidos. En cualquier caso, esa es la cuestión, es la oposición la que tiene que regenerarse porque algo está muerto. La culpa del gobierno de derechas es la de la impotencia de la izquierda más que la de la inexistente virtud de la ley.

El luchador Bellocchio ya no está.