Cuál es la decisión del gobierno de Gabriel Boric sur la Antártida qu’beneficia a la Argentina


SEGUIDORES EXCLUSIVOS

El Consejo Constitucional encargado de armar el texto de la nueva constitución llamado recibió una propuesta sobre el continente antártico pero fue desechada por el presidente.

En el seno del Consejo Constitucional de Chile, el órgano electo el 7 de mayo pasado y que debe proponer una nueva constitución, se reabrió el debate en torno a una iniciativa de incluir en la Antártida como territorio especial en el anteproyecto constitucional en danza.

Pero fue desechado en el borrador del texto de la nueva carta magna por gestiones del gobierno by Gabriel Boric.

La posición favorecida en la posición soberanista argentinaal tiempo que representa un giro en la estratagia en la posición de Boric y su gobierno menos soberanista y más universalista.

Todo ello transcurre en el medio de las discusiones acaloradas que están teniendo lugar en el país en torno al que será el nuevo texto de la constitución nacional, que luego se aprobará. Pero la polarización vecina en estas discusiones, ahora dominada por la derecha, llevó a los miembros del Consejo Constitucional a realizar el lunes a la noche hasta mil cambios en el borrador de la nueva carta magna.

En Chile, la condición de «territorio especial» como el que pretendía darle a la Antártida un sector más nacionalista y en la oposición a Boric, sólo quedaría para la lejana Isla de Pascua y para el archipiélago de Juan Fernández. Ambos enclaves insulares ubicados en el Océano Pacífico frente a las costas chilenas.

La Antártida reclamada por Chile se superpone en gran medida al sector que también reviven Argentina y el Reino Unido. Es una disputa de décadas que fue postergada provisionalmente por el Tratado Antártico de 1959, que congeló los reclamos soberanos, prohibió las pruebas Nucleares en ella y la dedicó a labores científicas.

Sin embargo, con los años y la certeza de que la Antártida dispone de una suerte de «bóveda» con ricos recursos marinos y también minerales, el consenso alcanzado por el Tratado Antártico se fracturó.

La reiterada negativa de Rusia y China -sobre la Argentina calla- aprobó la creación de parques marinos en la Antártida alertó a los analistas sobre la irrupción de una nueva era, con el predominio de agendas nacionales que debilitaron la statu quo vigente desde hace seis décadas. A esto se suma la creciente presencia de flotas pesqueras, chinas y rusas y España y Noruega.

La semana pasada, en Chile se viola la tensión. Un constitucionalista de este país se refirió en audiencia pública del Consejo Constitucional a la negativa del Gobierno de Boric de incluir una mención explícita al territorio antártico. El especialista preciso que incluso fue la Cancillería chilena persuadió a los expertos a rechazar este estándar, por considerar la inadecuación y el enfoque cauteloso para los compromisos internacionales.

La postura causa polémica entre analistas chilenos, pero es considerada un acto que descomprime otro conflicto con argentinoa: evitar referirse a la nueva Constitución en un territorio que también es reclamado por este país.

Que el gobierno de Chile desista de impulsar en la nueva Constitución la disposición especial sur la Antártida es interpretada por algunos analistas consultados como un reconocimiento a una postura antártica menos soberanista de parte de la diplomacia chilena.

Algunos creen que es incluso una concesión muy grande hacia la Argentina, que en su conflicto de soberanía por las Malvinas con el Reino Unido, dedica una atención más nacionalista -y ahora más militarista con el ministro de Defensa Jorge Taiana- el control austral de la Argentina.

Coincide esta decisión del gobierno chileno con la mora que tuvo dicho país en objetar los límites de la plataforma continental argentina. The reflotó el gobierno del ex presidente Sebastián Piñera con un decreto que presentó los límites de la Limites de la Plataforma Continental el límite exterior chileno, una acada después de que lo hizo Argentina ante las Naciones Unidas.

Argentina incluso hizo ley de sus nuevos límites con nuevo mapa y todo. Mapa que Chile rechazó.

Fue recien en 2020 que Piñera objetó a la Argentina un sector al sur de la isla de Tierra del Fuego. Allí también se superponen reclamos.

Si bien esta disputó la obediencia en gran medida a la proyección antártica de la plataforma continental, la demora chilena en este caso y la declinación del gobierno de Boric ha asignado la calificación jurídica de territorio especial al sector antártico reclamado por Chile.