El gobernador de Javier Milei no será designado embajador en Nicaragua pero sí estará para hacerlo en Venezuela y Cuba.

El gobierno de Javier Milei no será nombrado embajador del gobierno de Nicaragua. y mantienen a la gente sobre cómo actuar con Cuba y Venezuela, en un cambio de acción política y diplomática de la Argentina respecto del hombre del kirchnerismo. Esta definición tenderá a ser ecológica dentro de la Organización de Naciones Unidas (ONU) respecto de la relación de Buenos Aires con los gobernadores de Daniel Ortega, Miguel Díaz-Canel y Nicolás Maduro.

Argentina también anunció que el grupo de países presentó la resolución sobre derechos humanos en Nicaragua. Así se supo durante la Reunión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra; que tuvo lugar este lunes 18 y que la nueva cancelación debía ser activa pero en la promoción de las democracias liberales.

Argentina se retiró de este grupo en 2020 bajo la presidencia de Alberto Fernández, con el embajador en Ginebra, Federico Villegas.

Por otro lado, bajo la presidencia de Macri, y con el embajador en Ginebra Carlos Foradori, Argentina tomó la primera resolución sobre Nicaragua en el Consejo de Derechos Humanos del año 2019 junto a otros países de la región como Brasil, Canadá y Colombia. , Costa Rica, Chile, Ecuador, Paraguay y Perú.

El retiro del Grupo Argentino del Año 2020 fue inaudible, ya que otros integrantes del grupo luego hicieron un cambio de gobierno e hicieron de Colombia, Chile, Perú y Brasil un cambio permanente en el mismo grupo. Argentina tiene un prestigio tanto para sus socios como para la sociedad civil nicaragüense y los funcionarios de la ONU en Ginebra, porque los argentinos deben confiar en el ejercicio constante de la situación de los derechos humanos en Nicaragua.

En su discurso, los representantes de Argentina expresaron que «no aceptan que se invoque la sobriedad ni las sanciones económicas como justificación para no garantizar la plena vigencia de los derechos humanos». Se trata sin duda de una nueva crítica a países como Cuba, Venezuela, Nicaragua, Irán, Siria, Corea del Norte, Bielorrusia, Rusia, entre otros, que invocan lo que llaman “medidas coercitivas unilaterales”.

Argentina también ordenó a las autoridades nicaragüenses «liberar inmediatamente a todos los detenidos arbitrariamente y restablecer los derechos de quienes fueron privados de su nacionalidad». Sabemos que los opositores están presos, expulsados ​​del país y que tienen su nacionalidad, sus propiedades y todos sus derechos civiles y políticos. En este discurso, el nuevo gobierno busca transmitir que los derechos humanos son una política de Estado sin prejuicios ideológicos ni dobles estándares, a diferencia de las administraciones kirchneristas.

Argentina se retiró de este grupo en 2020 bajo la presidencia de Alberto Fernández, con el embajador en Ginebra, Federico Villegas.

Por otro lado, bajo la presidencia de Macri, y siendo embajador en Ginebra Foradori, Argentina tomó la primera resolución sobre Nicaragua en el Consejo de Derechos Humanos en el año 2019 junto a otros países de la región como Brasil, Canadá, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, Paraguay y Perú.

En su discurso de hoy, el nuevo gobierno expresó que “no acepta que invoque “la sobriedad ni las sanciones económicas como justificación para no garantizar la plena vigencia de los derechos humanos”. Se trata sin duda de una nueva crítica a países como Cuba, Venezuela, Nicaragua, Irán, Siria, Corea del Norte, Bielorrusia, Rusia, entre otros, que invocan lo que llaman “medidas coercitivas unilaterales”.

El retiro del Grupo Argentino del Año 2020 fue inaudible, ya que otros integrantes del grupo luego hicieron un cambio de gobierno e hicieron de Colombia, Chile, Perú y Brasil un cambio permanente en el mismo grupo. Hay un sello tanto para las empresas de nuestro grupo, como para la sociedad civil nicaragüense y los funcionarios de la ONU en Ginebra, porque los argentinos deben contar con el ejercicio constante de la situación de los derechos humanos en Nicaragua.

Argentina también ha dado instrucciones a las autoridades nicaragüenses para «la liberación inmediata de todas las personas detenidas arbitrariamente y el restablecimiento de los derechos de las personas privadas de su nacionalidad».

Sabemos que los opositores están presos, expulsados ​​del país y que tienen su nacionalidad, sus propiedades y todos sus derechos civiles y políticos.

En este discurso, el nuevo gobierno busca transmitir que los derechos humanos son una política de Estado sin prejuicios ideológicos ni dobles estándares, a diferencia de las administraciones kirchneristas.

Por supuesto, hay conversaciones entre el titular del Gabinete de Mondino, Federico Bartffeld y el vicecanciller Leopoldo Sahores, de acuerdo con el nuevo director de Derechos Humanos de la Cancillería, Christian Matías Machuca, quien ahora apunta a organismos internacionales desde Ginebra y ahora. tendrá la responsabilidad de implementar el plan de derechos humanos y otros cargos del gobierno de Javier Milei.

Tras el triunfo del libertario, eEl dictador Daniel Ortega retiró a su embajador en Argentina, Carlos Midence, por las «declaraciones y expresiones» del presidente Milei.quien tuvo la seguridad de no «promover» la relación con comunistas y dictadores.