El hermano y una amiga de Jenni Hermoso sostienen en la Audiencia Nacional que el beso no fue consentido

Actualizado

El magistrado que instruye el caso también ha tomado declaración a dos peritos que han ratificado el informe de la defensa

  • Tres compañeras de Jenni Hermoso, citadas como testigos en el caso del beso de Rubiales

El hermano de Jennifer Hermoso y una amiga de la jugadora han «ratificado y ampliado» ante el juez lo mantenido por la jugadora en su denuncia por el beso no consentido de Luis Rubiales, según fuentes jurídicas presentes en la declaración.

Ambos han comparecido en la Audiencia Nacional ante el juez que investiga al ex presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), que igualmente había citado para este lunes a dos peritos de lectura de labios que han ratificado el informe aportado por la defensa de Rubiales.

Las diligencias para comprobar si Rubiales cometió un delito de agresión sexual y otro de coacciones proseguirán el jueves, con las comparecencias del director de Marketing, Rubén Rivera; el ex responsable de Integridad, Miguel García Caba; la jefa de comunicación de la selección femenina, Patricia Pérez; y la del director de la Selección masculina, Albert Luque.

También declararán el próximo 2 de octubre tres compañeras de Hermoso en la selección: las jugadoras Alexia Putellas, Irene Paredes y Misa Rodríguez. El magistrado quiere practicar todas las diligencias esenciales antes del tomar declaración a la propia Hermoso.

Estas declaraciones tienen lugar después de que el magistrado recibiera a través de la Embajada de Australia el certificado del contenido de todos los delitos del Código Penal de aquel país en relación con los hechos investigados y que son aplicables en el Estado de Nueva Gales del Sur.

Cabe recordar que la teniente fiscal de la Audiencia Nacional, Marta Durántez, preguntó a Rubiales por cinco personas durante el interrogatorio ante el juez el pasado 15 de septiembre. El Ministerio Público trató de averiguar si esas cinco personas, entre las que se incluyen el exseleccionador del equipo femenino Jorge Vilda y los mencionados Luque y Rivera, habrían tratado de coaccionar a la jugadora tras el beso forzado, inforam Europa Press.

Tras el interrogatorio, el instructor acordó a instancias de Fiscalía que Rubiales no pueda comunicarse con la jugadora durante la instrucción de la causa abierta, prohibiéndole además acercarse a ella a menos de 200 metros.

Según fuentes fiscales, Rubiales negó ante el juez que se dieran coacciones hacia la jugadora de la absoluta y su entorno, así como que hubiera falta de consentimiento en el beso en la boca. El expresidente de la Federación contestó a las preguntas de todas las partes durante los cerca de 45 minutos que duró su declaración como investigado.

Admisión de la querella

Fue el pasado 12 de septiembre cuando el juez citó a Rubiales. En ese momento, el magistrado admitió la querella presentada por la Fiscalía por los delitos de agresión sexual y coacciones contra él por el beso en la boca.

El magistrado acordó las primeras diligencias en este procedimiento, entre ellas recabar de ‘RTVE’ el vídeo o vídeos que tengan en sus archivos que recojan el momento desde todos los ángulos en el que el querellado besa a la denunciante, así como los minutos inmediatamente anteriores y posteriores al hecho relativos a la celebración del triunfo de la selección de fútbol femenino.

Además, requirió a El Paísel vídeo de la celebración en el vestuario que tiene colgado en Internet y a AS el de los momentos del beso y cualesquiera otros relacionados con los hechos. A La Vanguardia el instructor solicitó el vídeo de la celebración en el autobús de la selección española de fútbol femenino.