La industria de la seguridad está convencida de que la Airef está obligando al Gobierno a aumentar los incentivos fiscales para los aviones jubilados

El sector garantiza la seguridad de la capacidad actual del sistema incentivos fiscales por amor En gran medida, se observa un gran número de participaciones en planes de pensiones del trabajo en los próximos años, y como ha anticipado el gobierno con la aprobación de fondos de pensiones de promoción pública y planes de trabajo simplificados. El objetivo no es menor: el decreto espera que en 2030 el país ocupado haya suscrito un plan social complementario de previsión de empleo, un millón de trabajadores.

Para quintuplicar el nivel actual de penetración de estos planes de terror entre la población ocupada, los expertos deberán remodelar los incentivos fiscales establecidos en este momento. Cabe grabar que el Ministerio de Seguridad Social bajo el impulso de una devolución de la tributación del segundo pilar, los planes colectivos de empleo, aumentando desde este año el límite de las aportaciones deducibles al IRPF hasta los 8.500 euros. Una medida que, sin obstáculos, va acompañada de una forma paralela de reducción de las pérdidas en los distintos puertos de aeronaves, del tercer pilar, que pasa de 8.000 a 2.000 euros en 2022 y 1.500 euros en 2023, con el objetivo de diferenciar el impuesto. Las ventas son para otros productos del segundo pilar, susceptibles de captar ahorradores con menor capacidad de ingresos.

A estas alturas tengo una cuenta de que en 2025 el airef y la OCDE ha realizado información de evaluación sobre el impacto de las medidas aprobadas por el gobierno en 2021 y 2023 en materia de pensiones, desde el sector asegurando la confianza en que uno de los elementos que inspira esto es la gran capacidad de captación de horrores. , no sólo para integrar los fondos de jubilación de promoción pública -cuya quizás sea el mercado final de la Seguridad Social y el Ministerio de Economía con la Dirección General de Seguridad y Fondos para el Retiro y que esperan culminar con inicios de 2024- sino también para elevar la base de ahorradores en cualquier tipo de plan de empleo, también los que se transmitan a través de fondos de promoción privados.

«Esperamos poder opinar sobre los incentivos fiscales en 2026», dijo abiertamente. Mirenchu ​​del Valle, presidente de Unespa -patrona de aseguradoras-, durante un foro celebrado por Prisa e Ibercaja. Gracias a la organización que tiene previsto que el nivel de inscripción a los fondos de quince de promoción pública esté abierto en los próximos años y, sobre todo, se apoya en el incentivo para que las empresas ofrezcan estos planes a sus trabajadores. En este contexto, espero que el parte examinado realizado por la Airef lleve al ejecutivo a revisar el modelo de incentivos fiscales para impulsar la base de horradores en España.

Es cierto que en esta fase legislativa se pueden comercializar los planes de pensiones empresariales simplificados, con mayor flexibilidad y mejores condiciones para los aficionados que la oferta de planes de pensiones individuales -pero similares a las condiciones económicas- en los planes de empleo que ofrece el sector privado, pero Sin embargo esto no se puede utilizar en fondos de promoción pública, porque por ejemplo, el sector de la construcción va a escribir a un millón de empleados un plan gestionado por VidaCaixa y se transporta a través de uno de los fondos para operar. También seguimos a las autoridades autonómicas de ATA que suscribieron su plan con la misma gestora o al Consejo General de Economistas que lo articuló con Banco Sabadell.

Revitalizar el tercer pilar

En este contexto, tanto la patronal Unespa como Inverco -representante de las entidades gestoras- critican que la intención de hacer un segundo pilar sea utilizar herramientas para captar agresores con un nivel menor de agresor que tiene el coste de liquidar opciones. de los participantes del sistema individual. Hola, presidente de Inverco, Angel Martínez Aldamaaseguran una “valoración muy negativa” de la reforma del sistema de pensiones individuales.

“Hay muchas porque se podían haber hecho y no se han hecho” en las recientes reformas de pensiones”, afirma Aldama asegurando la inclusión de nuevos incentivos, como los límites de los planes de pensiones o ser “más generosos” con los incentivos a disposición de las empresas .

Mirenchu ​​del Valle, por su parte, asegura que hay que llegar a un «porcentaje importante» de la población que tiene horror, porque eso supone una traba al límite de 1.500 euros porque es insuficiente, porque el complemento lo que podría traer una pensión en serie”de entrada 200 y 300 euros al mes«. “Cuando tenemos pensiones, tenemos un grupo que trabaja por nuestros tres pilares. El tercero necesita oxígeno y debe aguantar el límite de transporte”, exigió el presidente de Unespa.

De uno mismo al futuro, uno de los retornos de Del Valle es crear conciencia sobre la necesidad de la previsión privada en el colectivo de los autónomo. También reclamamos el nuevo decreto que garantice que todos los trabajadores que no tengan un convenio colectivo con un plan de pensiones simplificado puedan aportar un plan de pensiones individual de más de 1.500 euros como máximo.

En este sentimiento, el concejal delegado de Ibercaja, Víctor Iglesias, afirmó estar «pendiente» de la necesidad de «contar con reformas estructurales de calado que refuercen la estabilidad y el equilibrio financiero del imprescindible sistema público de pensiones». El ejecutivo de la bancada criticó la “autorización de visión sobre una gran plaza” y la “falta de certeza en el ámbito político” para acordar las directrices sobre el itinerario de las reformas.