Las bacterias responsables de infecciones como la neumonía son las más resistentes a los antibióticos

Si el ser humano tiene la misma capacidad visual que el microscopio detecta bacterias. En el suelo, el agua y también en tu propia piel. Hay un grupo de microorganismos que tienen más probabilidades de ser resistentes a muchos fármacos. Acinetobacter Baumannii y Psudomona Aeruginosa se autoproclaman como Bacterias que exhiben mayor resistencia a los antimicrobianos.un problema que envuelve al mundo entero.

La resistencia a los antimicrobianos es una de las medidas de salud pública más importantes para la humanidad, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sí, ella es la culpable de la muerte de 700.000 personas en un año y fue asesinada en 2050 por culpa de 10 millones. En España se registra 150.000 contagios manuales y hasta 20.000 caer –más aún en los accidentes de tráfico-.

Pero ¿por qué llegó a este punto? Los antibióticos son útiles porque las bacterias generan mecanismos de resistencia vinculados a la realización de uso inapropiado de estos. “Si utilizamos muchos y sin los mecanismos de selección adecuados, somos más fáciles de reproducir y estimular bacterias multirresistentes”, explica el jefe del Servicio de Microbiología del Hospital Ramón y Cajal y portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica . (Seimc), doctor Rafael Cantón.

Esta es la causa principal, pero no la única. Los seres humanos están expuestos a bacterias en los alimentos, el azúcar, el agua o el aire. Un estudio, publicado en Lanceta Salud Planetariale debo una correlación entre la resistencia a los antimicrobianos y la contaminación. Según los científicos, la contaminación del aire más grave es la más resistente. Además, reducir los niveles de contaminación ayuda a reducir este problema de salud pública en un 17% para 2050.

El as bacterias Acinetobacter Baumanii y Pseudomona Aeruginosa es él quien presenta mayor resistencia a los antibióticos. Se encuentran en la llamada clase gramnegativa y son patógenos oportunistas que pueden causar enfermedades graves si el sistema inmunológico está comprometido.

La primera mención forma parte de un grupo de microorganismos que se multiplican para todos debido a su uso excesivo. En España registrarse 50% de resistencia a los antibióticos. Esta bacteria está tan presente durante la pandemia “porque se asocia con los hermanos del hospital y, sobre todo, con los pacientes que son absorbidos por la UCI”, según la doctora en farmacia y responsable de divulgación científica del Consejo General de Colegios Farmacéuticos (Cgcof). ), Carlos Fernández Moriano. “Resiste la acción de muchos antibióticos y los que son efectivos por lo que pierdo actividad”, añadió el doctor Cantón. Además, provoca una amplia gama de infecciones: neumonía, meningitis, infecciones del tracto urinario, peritonitis e infecciones de la piel, entre otras.

Pseudomona aeruginosa es multirresistente en el 20% de los casos, según los expertos. Esto se encuentra en muchos lugares, pero todo en los tanques de agua. Además, producen infecciones respiratorias, de oído y oculares, entre otras.

De otra parte, Escherichia colimejor conocida como E. Coli, es las bacterias más comunes, pero no el más resistente (su porcentaje de resistencia ronda el 3 o 4%). Es el patógeno más abundante en la microbiota intestinal de las personas. “En determinadas circunstancias, por lo general, un sistema inmunitario desdefensivo puede provocar enfermedades graves”, explica Fernández Moriano. Es una infección gastrointestinal asociada a gastroenteritis, diarrea del viajero y diarrea crónica. «El tratamiento debe consistir en responder a líquidos y tener en cuenta que si todos los procesos de estas enfermedades se autolimitan en el tiempo y se van curando. Sólo en los casos más graves recurren con antibióticos», apunta.

Las bacterias resistentes a múltiples fármacos tienen un alto coste en vidas humanas y recursos económicos en todo el mundo. Sí, un paciente que está infectado con un patógeno de este tipo, su conducta en el hospital es la mayor. “Sin embargo, dependiendo de las bacterias, se puede ir a casa hasta cuatro o cinco veces más”, afirma el portavoz de la Seimc. Tiene que ser más días en el centro, más tiempo para el médico, el uso de medicamentos y pruebas diagnósticas, entre otras cosas.

El estudio «Determinación de la carga de enfermedades infecciosas causadas por bacterias gramnegativas resistentes en España» confirma que se trata de un tipo de bacteria producir un coste de 472 millones de euros en España en 2017. En concreto, Pseudomona Aeruginosa provocó una embolia de 349,57 millones –costes directos e indirectos– y Acinetobacter Baumannii 99,6 millones. Klebsiella Pneumoniae también registró un coste de 22,4 millones. «Este coste se puede traducir en un hospital funcionando durante un año», resalta Cantón.

Un cambio de mentalidad

En España, Se modifica el uso de antibióticos por parte de la población.. “Los datos del Plan Nacional de Resistencia a los Antibióticos (PRAN) reflejan que España es el país de la Unión Europea que más ha reducido el consumo de este tipo de productos farmacéuticos humanos y animales”, explicó el responsable de divulgación científica del Cgcof. Además, todos los profesionales de la salud son muy conscientes de los efectos negativos de su uso excesivo.

Además, el hecho de los pacientes necesitas una receta para tu dispensación y limita su uso. «Lo más habitual es que conozcas los medicamentos con receta médica, también hay casos en los que lees los productos farmacéuticos sin este documento alegando que este antibiótico ya lo han tomado alguna vez, pero los productos farmacéuticos te los reembolsan al médico», explica Fernández. Moriano. Debes saber que, según datos del PRAN, los antibióticos que más se distribuyen en los medicamentos son la penicilina -por ejemplo, la amoxicilina-, los macrólidos -como la azitromicina-, las fluoroquinolonas o las cefalosporinas.

Los científicos están estudiando nuevos antibióticos que puedan eliminar las bacterias resistentes. Sin embargo, los expertos confirman que Es complicado y muchos negocios han sido abandonados. «Los antibióticos son un producto farmacéutico muy especial en cuanto a la capacidad de resistencia de las bacterias y muchos de ellos a la hora de vender un nuevo fármaco de este tipo se reserva para casos muy concretos y las cifras económicas de las empresas que tienen tendencia a revertirse ante la recuperación del dinero. No está a la venta”, dice el médico en Farmacia.

En Estados Unidos existen incentivos para todos los laboratorios que continúen su investigación. En Europa, la Comisión Europea, como parte de una reforma regulatoria farmacéutica, pretendía implementar derechos de exclusividad transferibles -un año de protección de datos regulatoria que la empresa puede aplicar al antibiótico propio u otro medicamento de su tarjeta-, sin embargo sobre el El Parlamento Europeo ha Esta propuesta se basa en Baja Sajonia.

Uno de los últimos avances que ha conseguido es un fármaco que se está estudiando en la Universidad de Duke (EE.UU.). Interfiere con la capacidad del patógeno para producir su capa lipídica externa, sin que ésta pueda sobrevivir. La molécula actúa rápidamente y Consigue Acabar con Salmonella, Pseudomona y E.Colli, es decir, los culpables de muchas infecciones del tracto urinario, según los investigadores. El análisis se encuentra en la fase preclínica.

Las autoridades sanitarias y sus respectivos países están luchando para combatir la resistencia a los antimicrobianos. La mayoría tiene un plan. En el caso de España, el PRAN Contiene diversas líneas de acción para detectar el origen de estas bacterias, mejorar el uso de antibióticos -usándolos en el momento adecuado y con la dosis adecuada- y educar a los profesionales de la salud como la ciudad en su aplicación. Hoy en día queda un largo camino por recorrer para grabar, pero no es necesario dar los primeros pasos. Despacio y con buena letra.

WhatsAppGorjeoLinkedInSer fuerteSer fuerte