Los expertos prevén una desaceleración de la economía en 2024 para la demanda y las exportaciones.

El año que viene podría ser un año marcado por el entorno de la economía española. La pérdida de combustible por la demanda interna y las exportaciones provoca una menor desaceleración de la actividad, que durará el año con un incremento del 1,6%. Ésta es la previsión del Consenso Económico y Empresarial, correspondiente a cuatro trimestres del año, que PwC elabora desde 1999, a partir de la opinión de un panel de 450 expertos, empresarios y directivos. La información está dedicada, en esta ocasión, al análisis de cuál será el futuro modelo energético para España y Europa.

El Consenso refleja un deterioro en las opiniones de los panelistas sobre la economía económica actual y en los próximos trimestres. Caen a veces tiene puntos respecto a los datos del pasado mes de junio -del 50,5% al ​​32,6%-, los encuestados que califican la situación actual como buena, y suben en proporción casi idéntica -hasta el 61,2%-, los que la consideran regular. A medida que la actividad evoluciona a lo largo de un año, gran parte de la 53,1% dijo vaya a peor. Todo ello se materializa en una previsión de crecimiento de la economía española del 2,1% para 2023 y del 1,6% para 2024, tres décimas menos que en nuestro estudio anterior.

La mayoría (76,3%) de expertos, empresarios y directivos justifican esta desaceleración en que la demanda esperada no es suficiente para aumentar la producción.

El as familia para moderar su consumo en los próximos meses -y la estimación es del 42,4%-, pero el parón es el más significativo que experimentará la compra de inmuebles, que disminuirá, según el 74,7% de los encuestados.

En el ámbito empresarial, el factor determinante será el impacto sobre la actividad provocado por el deterioro de nuestros principales mercados exteriores en el exportaciones.

Crece en die puntos, hasta el 53.1% de los encuestados que dien que la situación económica y financiera Las empresas, regulares y posteriores, del 13,7% al 46,5%, consideran que las perspectivas para los mercados exteriores son desfavorables.

Este sentimiento se refleja en la expresión de la opinión de los entrevistados que tienen posiciones menos optimistas que las adoptadas a lo largo de un mes sobre la evolución de la inversión productiva, las exportaciones y la creación de empleo. El 43,4% garantiza que la inversión productiva disminuirá en los próximos meses, el 37,4% da lo mismo para las exportaciones, y el El 55,6% espera un freno a la creación de empleo.

Evolución de tipos

Otro aspecto que afectará a la evolución de la economía en 2024 será la evolución de tipos de interés. La mayoría de los encuestados antecedió el mantenimiento del 4,5% en junio del próximo año. Sin el embargo, en diciembre de 2024, el 53,6% estima que el precio de la plata podría estar entre el 3,5% y el 4%. En cuanto a la inflación, los investigadores esperan que sea en forma paralela a los tipos de interés, y sólo anticipan cambios para diciembre del próximo año, cuando podrían ubicarse entre el 2,5% y el 3%.

En resumen, los panelistas evocan un escenario de suave desaceleración para 2024. La persona que está en el aire es si la economía española se recupera antes un punto de inflexión o ante un camino suave y pasajero.

Los panelistas que cumplan con el Consenso deben cumplir con el uso de la Unión Europea para impulsar el la transición hacia una economía baja en carbono y la lucha contra el cambio climático. Sólo el 6,9% afirma que los objetivos de reducción de emisiones de la UE «no se hacen sentir porque no está demostrado que el cambio climático esté relacionado con la cuestión de los combustibles fósiles».

Otra pregunta es si los objetivos marcados son muy ambiciosos y el ritmo de descarbonización es el adecuado. El 40,2% de los entrevistados tiene dificultades para encontrar alojamiento, pero esto implica grandes sacrificios y el 37,2% significa que apoya un gran paso para la industria y el cambio europeos.

El 52,9% de los encuestados que hay que tener en cuenta en los objetivos de descarbonización, pero a la espera de las autoridades comunitarias cuadrados más grandes y realistas para poder adaptar la industria y la tecnología.

Proporciona información sobre los efectos que las guerras en Ucrania y Oriente Medio pueden tener en la conciencia ecológica. La respuesta con más consejos le hizo acelerar esta preocupación porque demostró el alto precio que está pagando. Europa por su vulnerabilidad energética en Rusia o en los países árabes”, con el 41,2% de los representantes.

Combustibles fósiles y nucleares.

Pocos, sólo un 14,7%, afirma que una vez estallados los conflictos la tendencia será seguir con los combustibles fósiles, «que son más aburridos». El consenso vegetal si sintiera cómo mantener el apoyo público a los combustibles fósiles -que en 2022 aumentó en 6.500 millones de euros, según el FMI-, también se subvencionará a las renovables. Puede ser que el 50% tenga sentido y que este dinero se destine a la investigación y promoción de la energía verde. Y también hay mucha gente que dice que «no sentimos que estemos fomentando de golpe estos combustibles que sirven para reducir las emisiones».

Esperando En el debate nuclear, la división de opiniones domina las respuestas sobre si se debe estar a favor o no (31% en contra y 26% a favor). Así, un 48% cumple con el criterio de la Comisión Europea de considerar la energía como no contaminante porque no hay emisiones de dióxido de carbono durante su producción, sólo un 31% debe presentar una conformidad de no contaminante con esta afirmación.

Finalmente, el 53,9% son los más ricos de España. líder mundial en energías renovables y si la mitad crea lo que será un legado para las nuevas generaciones. Esto también coincide con la necesidad de que las empresas tomen medidas en materia de sostenibilidad, a pesar de que el lavado verde ahora es común y los reguladores son más claros en sus estándares.