Los otros “mártires” del crimen del cañón de Valencia

El crimen del cañón de Valencia desarrolló una vida diametralmente opuesta al ejemplo. Don Alfonso López Benito fue asesinado el pasado 23 de enero en su casa con claros signos de violencia, un terrible escenario en el que la policía y sus investigadores descubrieron una faceta de la derecha eclesiástica, a través de la cual el religioso estaba cautivo. personas vulnerables, algunas sin hogar y otras con discapacidad, para mantener relaciones sexuales. Acumuló las tareas y revelaciones del Arzobispado y, al mismo tiempo, quedó destrozado por su labor como delegado en las causas de canonización de 250 mártires perseguidos durante la Guerra Civil. Una doble vida de la que su barrio acababa de enterarse con el tiempo, de las agresiones con las visitas que recibían en su domicilio de la calle Avellanas. Ahora la Iglesia se desmarca del caso en el que renuncia a ejercer una acusación particular y a tratar todo el rastro de Alfonso López ante las informaciones publicadas en distintos medios de comunicación sobre sus prácticas sexuales. Parte de esta persona posee un sacerdocio notablemente reconocido por su labor investigadora. Licenciado en Derecho Civil por la Universidad de Valencia, en Derecho Canónigo por la Universidad Pontificia de Salamanca y doctor en Derecho Canónico por la Pontificia Universidad Lateranense (Roma), el mayor del sacerdocio fue el responsable de las causas de canonización. Comentarios a la instrucción Sanctorum Mater, la valió para ascender, en 2015, desde el canonigo de la Colegiata de San Bartolomé Apóstol a la sede principal de la capital del Turia. MÁS INFORMACIÓN No El delegado del Gobierno de la Comunidad Valenciana irónicamente sobre el crimen del canónigo: “Más o menos por ahí también lo vimos en Netflix” El libro, aprobado hace unos años por la Congregación de las Causas de los Santos, fue publicado por la Facultad. de Teología San Vicente Ferrer de Valencia. Además, escribió otros escritos sobre la persecución religiosa en la España de la Segunda República y fue designado delegado para la canonización de 250 mártires valencianos perseguidos durante la Guerra Civil. Una gran platectoria que la levantará, en 2019, para celebrar sus dorados cuerpos sacerdotales que serán recibidos en audiencia por el Padre. En ese momento, el clérigo de 85 años formaba parte de la Compañía de Jesús, con destino al Palacio Ducal de San Francisco de Borja de Gandía. Asimismo, perteneciente a la Congregación Mariana del Patronato de la Juventud Obrera, filiación con quien participó como actor trabajando en las actuales ruinas del Teatro Escalante de Valencia. El Arzobispado de Valencia confirmó que el “apercibió” llevaba dos años en el cañón porque el cuerpo estaba muerto sin vida. En cualquier caso, aseguró que estas personas «están en cualquier caso donde escuchen personas de la naturaleza que se dicen a sí mismas» en los medios de comunicación y sostuvo que, de esta manera, «nunca se conseguirá recibir ningún tipo de pregunta». .” “Profundo dolor” Respecto a la investigación judicial, señala que el secreto de la suma “no se levanta” e indica que no existe “información oficial de las notificaciones que revelan los medios de comunicación”. No obstinado, «si lo publicado es verdadero», expresó el «profundo dolor» que le producen «los hechos narrados», que son «manifiestamente contrarios a los compromisos de la vida sacerdotal, asumidos libremente en el momento de la ordenanza». Durante las inspecciones oculares de la sede del sacerdocio, los investigadores de la policía nacional instalaron varios dispositivos electrónicos, cuyo contenido fue analizado cuidadosamente. Se trata de tres teléfonos móviles y memorias USB, una de estas llaves se guarda debajo de la puerta de la habitación situada al lado del dormitorio. Al margen, el testimonio de quien realizó el intercambio de chófer y guardaespaldas de Alfonso López reveló el encuentro sexual con otro hombre, un joven discapacitado de Badajoz que pasó por Valencia y que se encontraba hospitalizado en casa del canónigo. El titular del Juez de Instrumento 3 de Valencia, en funciones de guardia de incidentes, decretó el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin compromiso para el detenido por la muerte del religioso. La detención de un peruano de 40 años con quien había mantenido una relación, quien era objeto de una investigación por causa abierta, inicialmente y sin juicio de calificación posterior, por un delito de homicidio y delito de Estado. , fue informado por el Tribunal Superior. de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV).