Mientras los piquetes se tensan por el nuevo protocolo de seguridad, el gobierno anunció un bono de 10 millones de dólares para los beneficiarios de aviones sociales.

Las organizaciones sociales que tienen más beneficiarios de los planos sociales son entre sus hijos y el gobierno los elegido como enemigo. El Ministro de Economía Luis Caputo anunció el martes que congelará el Potenciar Trabajo, el programa que cubre a 1.200.000 beneficiarios y que administra el secretario de Economía Social, el líder del Movimiento Evita Emilio Pérsico. La joven Patricia Bullrich anunció los 14 puntos del nuevo protocolo antipiquetes y el viernes Manuel Adorni fue contra los movimientos sociales porque los líderes de los ocupantes tuvieron una semana ocupada en una doctrina ministerial. “Cuando congelaron los planos sociales que tienen características de sus intermediarios, sin incluir a la AUH y otras atribuciones directas del Estado. Queremos terminar con la negociación de la pobreza», Pronunció el discurso presidencial.

Emilio Pérsico y Esteban Castro, de UTEP y Evita. Foto de : Federico Imas

Las organizaciones sociales desconocen ahora cuál será la capacidad de congelación del potencial. El flamante Ministerio de Capital Humano, que absorbe Desarrollo Social y ataca a la Economía, ahora no tiene definiciones. Hasta ahora estaba atado al salario mínimo vital y móvil. Antes de finalizar la semana, el gobierno confirmó que los beneficiarios del poder recibieron un bono de emergencia de 10 millones de dólares, muchos decretos del medio han sido recibidos ininterrumpidamente durante los últimos 3 gobiernos y que representaron hoy $38 millones. «No alcanza ni por un kilo de carne“, lamentó Dina Sánchez del Frente Darío Santillán. Tras la devaluación post PASO, Massa ordenó el pago de un bono compensatorio para este universo de $20 millones, que fue pagado en septiembre y octubre.

El Gobierno anunció que buscaría contener a los sectores más vulnerables con el aumento del 100% en la AUH y con el 50% de la Tarjeta Alimentar. “La prioridad es para los mayores, ellos enfrentan el mayor nivel de pobreza. En Argentina, 60 de cada 100 niños son personas», insistió el presidente del Gobierno durante su última rueda de prensa matutina para repetir que el compromiso de las fuerzas de seguridad «será total» a la hora de aplicar el protocolo para evitar procesiones callejeras.

En este contexto, la mesa nacional del Movimiento Evita se reúne para reflexionar sobre el escenario político y social. como anticipó Clarín, sólo organizaciones que integran la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) tienen previsto acompañar la manifestación convocada por la Unidad Piquete para los días 19 y 20 de diciembre, una marcha convocada contra el ajuste pero que ahora se reconvierte en un deseo abierto a nivel disposición del Ministerio de Seguridad. «El que corta no cobra«, dijo Bullrich.

La organización que lidera Pérsico y Fernando “Chino” Navarro dice que no quiere oír hablar de las provocaciones del gobierno. Parece que el protocolo antipiquetes es una provocación ejecutiva. «Esto está en español, no en francés. no vamos parece un escenario de conflicto“Esto es lo que quiere el gobierno, pero somos creativos para comunicar sobre el impacto de la crisis”, declaró a Clarín, uno de los 22 integrantes de la mesa nacional de Evita, que participó de la reunión que se extendió por cinco horas. . Mientras tanto profundizamos en nuestros contactos con la CGT y con la Iglesia. El mes pasado, UTEP presentó su extravagante comisión directa sobre el centro operativo. Los sacerdotes serán fotografiados junto al titular de la Conferencia Episcopal Oscar Ojea, cercano al padre Francisco.

Los alias de Evita, quienes también tienen influencia en UTEP, Somos Barrios de Pie, la organización que dirige el exfuncionario de desarrollo social y titular del Consejo de Economía Popular (que ahora está vacante) se reunirán nuevamente este sábado. “Esto no es represión sin represión (…) La decisión del ministro de avanzar con medidas contra la protesta social contra los derechos de nuestra democracia. Creo que el poder de la represión hace que la sociedad, a través de la fuerza de los palos, los bailes y las persecuciones, tolere lo intolerable. Esto es inaceptable para nuestra democracia”, dijo Menéndez.

El comité nacional para la prevención de la tortura -cuyas autoridades dependientes de la defensa pública del congreso y presidido por el exsenador de las misiones Juan Manuel Irrazábal- también se ha manifestado en contradicción con el nuevo protocolo a través de un comunicado de prensa, que acompaña a las organizaciones de Derechos Humanos.